Marta Quintero

Decoradora, organizadora, pianista,… pero sobre todo alguien con mucha magia. Lleva en la sangre la costura, y la farándula, pues desciende de una familia empresaria del cine. Recuerda su niñez en los camerinos del desaparecido Teatro Capitol. No hay nadie como ella para encontrar inspiración, cualquier rincón sirve para que su imaginación se ponga a construir el decorado de tu boda.

Licenciada en Económicas y Empresariales, un buen día decide ir a Madrid a formarse en eventos y protocolo, que junto con la experiencia adquirida en el negocio de decoración de su madre hacen una combinación perfecta para la Organización y Decoración de bodas.

Disfruta con su trabajo porque es lo más parecido a los cuentos de hadas de su mundo Disney en París, donde vivió y donde comenzó su aventura laboral. Con ella podrás hablar de tendencias, de moda, de música o de instalaciones eléctricas, una todo terreno que tiene solución para cualquier imprevisto.

Amante de las películas clásicas, de todo lo vintage, ella da nombre a la empresa, adora la nieve y la montaña, pero su mundo ideal es un reino muy muy lejano donde los zapatos son de cristal…

Jesús González

Con una escalera y un poco de cinta americana convierte un bosque en una verbena, lleva a la realidad todos los diseños de Marta, por muy complicados que sean, siempre encuentra la solución.

Es muy positivo, le encanta acompañaros al lugar donde será vuestra boda porque nada más llegar se lo imagina teñido de colores, con la música adecuada sonando de fondo y con una organización perfecta.

Amante de la naturaleza, de la libertad, y de la montaña, cuando no está entre micrófonos y congresos disfruta de la compañía de sus más fieles amigos Niebla y Xana subiendo altos picos.

Hombre de paciencia infinita que estará a vuestro lado desde el momento que decidáis cuál es el lugar adecuado para daros el Si Quiero.

Os contará que su destino de viaje ideal es Cuba, esa Cuba de raíces, de música callejera, de gentes adorables, esa Cuba de la época de antaño donde sus antepasados recorrían el Centro Asturiano de la Habana y donde la abuela de Marta vestía a las grandes damas.

Sueña con volver, y quien sabe a lo mejor algún día lo consigue…

 

Ana Moro

La benjamina del grupo, un día decidió que quería trabajar en Vintage Bodas y no paró hasta que lo consiguió.

Hizo nuestro curso de Wedding Planner allá por el 2014, prácticas en todas las bodas en las que pudo “colarse”… y llegado el momento, tras demostrar su valía entró a formar parte de nuestra familia.

Creo que aún guarda el confetti del día que le dimos la noticia de que sería una más de nuestro Staff.

No sobrevive sin el móvil, sin ver a su perrito Musgo, y sin el pintalabios rojo, con ella llegó a la oficina el maquillaje y también la alegría …

Cada vez que llega a la tienda una nueva colección de vestidos de novia se enamora de unos cuantos, lo raro es que todavía no se ha puesto ninguno… yo creo que pronto la casaremos.

Tiene un don de gentes increíble, siempre con una gran sonrisa,  está todo el día detrás de Marta para aprender cada día un poquito más… le encantan los tutoriales que Marta le manda cuando no está a su lado.

Eso sí, lo de la montaña no es lo suyo, pero no podía ser perfecta…

 


Fotos de Cristina Cañibano